Precipitación natural





Templaremos
el agua en la guitarra,
se desvestirán de a poco los silencios
azules hasta temblar descalzos.




Y así será,
la reverencia marina natural
por las esquinas desnudas de la piel.